un bate y una sonrisa moderna

Instalación: acción, dibujo y video

Julio  2014 Muestra Cero Punto Raya, Dibujo experimental Centro Cultural Benjamín Carrión, Quito.

DSC01092

2

Esta propuesta  es una  acción en la que se especula,  se golpea con un bate la escultura de Benjamín Carrión ubicada en la casa de la cultura, en Quito. Es  registrada en fotografía y video para posteriormente trasladar a dibujo dicha acción, presentando en la muestra un dibujo de 50x70cm y un video que repite el gesto.

pero realmente le dio o no?

Esta obra causo algo de polémica en la muestra Cero Punto Raya, y es que previamente hubo un intento de desmontar la misma por las autoridades del Centro Cultural.  El argumento: La propuesta afectaba e insultaba tanto al centro Cultural como a la figura de Benjamín Carrión, dado que se realizaba en la casa de Carrión.

La solución presentar un texto que indique la autoria absoluta de la obra y desvincular al centro cultural de la opinión, interpretación o comentario de la propuesta.

Esta aclaración se presento junto a la cédula de la obra.

Por este comunicado, asumo mi autoría de la propuesta presentada en el Centro Cultural Benjamín Carrión con título: “Un Bate Y una sonrisa moderna ” realizada en mayo 2014. La misma no impone o ejecuta ninguna visión de agresión a la figura de Benjamín Carrión, ni a ninguno de sus familiares. De igual manera desvincula al Centro Cultural y a sus autoridades sobre la autoría y opinión de la obra expuesta.

La propuesta deberá entenderse  dentro de un contexto más amplio, siempre considerando que las prácticas actuales del arte demandan revisiones y relecturas de periodos históricos que propician el debate público, considerando al arte actual un mecanismo de libre  exposición y catalizador de necesarios debates y reflexiones en el campo estético y social.

Edison Cáceres Coro

artista

 Acotar que esta obra no se hizo pensando en que sería expuesta en la casa del sr. Carrión. fue una simple coincidencia, pero  sirvio para continuar mostrando esas estructuras cerradas en funcionarios públicos que solamente cuidan  y huyen  de lo que pone en riesgo su salario y puesto.

 No me considero un artista politico, sin embargo en mi obra si se atravieza cuestionamientos a lo politicamente correcto o no.  A menudo me divierto con este tipo de acciones, que  especulan.  A lo mucho raspará sus intelectos y con eso,  en este medio ya es para escándalo. Sin querer aprovechar este recurso la obra finalmente fue expuesta aunque durante la muestra hubo varios boicot, como no encender el monitor para ver el video.

En fín, este gesto,  divertido para el autor (pues lo hacía y seguirá haciendo) sigue su curso.